Como la historia manda

Atenas derrotó a Quilmes de Mar del Plata y continúa en la máxima categoría. Sigue siendo el único equipo en la elite del básquetbol argentino desde la creación de la Liga Nacional.

Punto y aparte; o borrón y cuenta nueva. Cualquiera de las dos expresiones podría utilizarse en este momento. Atenas consiguió en el playoffs por la permanencia el objetivo que persiguió durante toda la segunda etapa de la temporada. Derrotó a Quilmes 00-00, se apoderó de la serie 3-0 y se mantiene en la elite del básquetbol argentino, como desde hace 35 años con la creación de la Liga Nacional.

Sí, costó. Y mucho. Por eso a pesar de no haberse conseguido un título o haber quedado prendido en los puestos de vanguardia para pelear por lo más importante a nivel deportivo, este equipo Griego puede darse el gusto de soltar el festejo, de ponerse alegre. Es deporte y no siempre se gana; sino por el contrario. En este mundo del "juego" son más las tristezas que las alegrías. Por cuestiones lógicas y naturales.

Se podrá ver de una manera desde adentro, y de otra desde afuera. Pero se terminó cumpliendo con la historia. Al final se estuvo a la altura y este equipo dejó todo en cada momento. Trastabilló después de cada tropiezo, pero nunca cayó. Se mantuvo erguido, serio y sin desesperar. Siempre confió en sí a pesar de los cachetazos. 

Cuando se necesitó mover piezas, se lo hizo. A veces de manera acertada, otras tantas equivocadas. Pero el que no arriesga no gana. Y este Atenas arriesgó hasta último momento. Logró un objetivo diferente al que siempre estuvo acostumbrado. Pero lo logró.

Se fue una nueva temporada y ahora será momento de barajar y dar de nuevo. Pensar en el futuro con la convicción de seguir dando pelea y de responder a la rica historia que la institución se encargó de escribir durante estos 35 años ininterrumpidos de competencia.

';





';