Se potencia la cantera

Con miras a futuro y volviendo a las bases en torno a la fórmula que le dio grandes resultados, Atenas trabaja conscientemente en sus inferiores, con campus de perfeccionamiento y reclutamientos.

Desde hace dos temporadas el proyecto deportivo que afronta Atenas en sus divisiones inferiores es por demás importante, ambicioso y superador. Volvió a las fuentes y a realizar aquellas ecuaciones que tantos buenos resultados le dio. Fortalece su cantera y trabaja con jóvenes que hoy son promesas pero que en un tiempo se convertirán en realidad y en el futuro del básquetbol nacional.

En los pocos días que lleva transitados este 2019, la institución demostró vocación de trabajo. Realizó un campus de reclutamiento, está a las puertas de llevar a cabo otro de perfeccionamiento (Campus Atenas 2019), reincorporó al experimentado entrenador Mauricio Ronzoni como coordinador técnico de las formativas (Vuelve Ronzoni) y muestra en la Liga de Desarrollo los primeros destellos de una nueva generación de jóvenes jugadores que también afrontarán los torneos asociativos, federativos y nacionales que asoman en el horizonte.

"Estamos muy contentos en esta primera etapa con el grupo de jugadores que hemos reclutado (ocho son las flamantes incorporaciones). Se amalgamaron bien con el resto de los compañeros de las distintas categorías del básquetbol formativo. Además todos aquellos que están en nuestra pensión tienen una gran convivencia con el resto de los chicos, nos augura un futuro auspicioso", expresó el entrenador Cristian Colli.

"Nuestros entrenamientos claramente han mejorado mucho. Creció la calidad técnica, cantidad e intensidad, un combo de situaciones que no hacen más que potenciar lo que puede dar cada uno de ellos de manera individual y, por defecto, al rodaje colectivo que iremos buscando con el paso de los días y las competencias", agregó. 

A la hora de apuntar a situaciones claves en torno a este desafío planteado, comentó: "Es sumamente importante la incorporación de un coordinador técnico de la talla de Mauricio Ronzoni (ya estuvo en el club por ejemplo en el proceso de crecimiento de Leonardo Lema, Mateo Chiarini, Franco Baralle, Tomás Gutiérrez, entre otros), quien nos da un salto de calidad y mucho estímulo para cada uno de los chicos".

"Es mucho más fácil entrenar jugadores y llevarlos al máximo potencial cuando hay una competencia interna que los exige todo el tiempo, más allá de la ambición con la que llega cada uno y los pedidos particulares de los entrenadores. Por naturaleza, todos queremos ser mejor que quien está a nuestro lado. Eso en el deporte es vital", sentenció.

Entre los nuevos nombres que mas rodaje ya han tenido en el equipo con la Liga de desarrollo son Thiago Sanzano, Tomás y Agustín Abba, justamente quienes se refieren al trabajo realizado por el club y las expectativas depositadas en este desafío.

"Al llegar al club me encontré con muy buenos jugadores, buenas personas, objetivos claros y mucha predisposición al trabajo", dijo Sanzano, quien agregó: "La posibilidad de estar jugando Liga de Desarrollo no se tiene todos los días y en cualquier club, por lo que yo trato de sacarle el mayor provecho posible. Quiero crecer como jugador a la par de entrenadores y compañeros".

"En Atenas me encontré con un excelente grupo, no sólo por su calidad deportiva sino más bien como personas, tanto de mis compañeros como de técnicos y dirigentes. Eso me pone muy contento; además de esta gran posibilidad de jugar Liga de Desarrollo. Es mi primer año y quiero aprovecharlo al máximo, de la mejor manera. Uno siempre piensa en el futuro y la posibilidad de poder tener después estas mismas sensaciones como profesional", expresó Tomás Abba.

En tanto, Agustín comentó: "Tuve la suerte de poderme adaptar fácilmente. Me siento realmente cómodo en el club y con mis compañeros, lo cual colabora para que uno disfrute la posibilidad de competir en la Liga y tenga la chance de medirse con jugadores de mayor nivel que el de uno. Eso me ayuda a mejorar y aprender cada día, pensar en un crecimiento físico y técnico para tener a futuro la oportunidad de pensar en la mayor".

Los jóvenes reclutados

  • Catriel Aredes: Base de 17 años, de Santa Cruz, que llega de jugar en San Miguel.
  • Thiago Sanzano: Base cordobés de 17 años proveniente de Unión Eléctrica.
  • Ignacio García: Base-escolta entrerriano (Villaguay), de 15 años, proveniente de Huracán. 
  • Agustín Abba: Alero cordobés de 17 años proveniente de Maipú.
  • Tomás Abba: Ala pivote cordobés de 17 años, también viene de Maipú.
  • Juan Garetto: Ala pivote del Tala de San Francisco, de 17 años.
  • Luca Chiapella: Alero riocuartense de 16 años con pasado en Central Argentino.
  • Alejo Andrés: Base sanfrancisqueño de 17 años que llega del Tala.
(De izquierda a derecha en la foto)

';





';